Materials in Motion

SEGURIDAD EN GRÚAS AÉREAS—TRES PELIGROS IMPORTANTES Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Un sinnúmero de compañías en las industrias de la fabricación y la construcción confían en grúas aéreas para levantar y transportar materiales. Cuando se instala y usa adecuadamente, estos sistemas hacen que las operaciones sean más sencillas y seguras. Sin embargo, los accidentes con grúas aéreas ocasionan lesiones graves y fatalidades todos los años. Prevenir estos desastres requiere que los trabajadores reconozcan ciertos peligros que ocurren durante la operación y sigan procedimientos de seguridad para evitarlos.

Existen varios peligros que pueden surgir en relación con las grúas en general. Muchos accidentes están asociados con grandes sistemas de izaje como grúas torre y grúas móviles. Pero realmente existen peligros con todos los tipos de grúa—incluidas las grúas aéreas—y en todas las facetas de la operación con grúas. (Las Grúas Aéreas son definidas por la norma OSHA 1910.179(a)(8) como una grúa con un puente móvil que lleva un mecanismo de izaje móvil o fijo y se desplaza sobre una estructura aérea y fija de trabe carril. El análisis de accidentes con grúas aéreas revela tres peligros comunes de seguridad que toda compañía que utilice sistemas de izaje aéreos debe tener presente para mantener seguros a sus trabajadores. Es importante familiarizarse con estos peligros y aprender a reconocerlos en el lugar de trabajo a fin de evitarlos. Los tres peligros más comunes asociados con grúas aéreas incluyen peligros eléctricos, sobrecarga y caída o deslizamiento de materiales de polipastos aéreos. El siguiente análisis de cada uno de estos peligros ofrece una descripción, posibles riesgos, razones por las cuales ocurren accidentes, medidas preventivas para evitarlos y requisitos que corresponde aplicar según las normas OSHA. Lo que estos tres peligros tienen en común es la capacitación de los operadores de grúas. Es responsabilidad del dueño de la grúa y del supervisor del trabajo asegurarse que los operadores de grúas sean competentes y estén calificados para realizar el trabajo. Haga clic aquí para leer más acerca de los requisitos de capacitación y los lineamientos mínimos para contar con personal competente definidos por la OSHA.

PELIGROS ELÉCTRICOS

De acuerdo con la OSHA, casi el 50 por ciento de los accidentes con grúas aéreas son el resultado de maquinaria que entró en contacto con una fuente de poder durante la operación. El contacto con una línea de poder se define literalmente como el contacto inadvertido de cualquier parte de metal de una grúa con una línea de poder de alto voltaje. El contacto con una línea de poder ocurre más frecuentemente cuando la grúa se encuentra moviendo materiales cerca o por debajo de líneas de poder energizadas y la línea o el brazo del polipasto tocan una de ellas. Por lo general, la persona que se electrocuta está tocando la grúa cuando ésta entra en contacto con la línea de poder. Pero el peligro no se limita solo al operador. Se extiende a todo el personal alrededor.

Un solo contacto con las líneas de poder puede resultar en varias muertes y múltiples lesiones. Cada año mueren cerca de 200 personas por el contacto con líneas de poder y casi tres veces más resultan con lesiones serias. La mayoría de las víctimas se encuentran guiando la carga al momento del contacto, pero los riesgos se extienden a todos los que están presentes en el lugar de trabajo.

Los contactos con las líneas de poder ocurren con mayor frecuencia porque no se ha considerado tener un plan de seguridad y no se ha tomado medidas preventivas para evitar los peligros. La planificación es uno de los más grandes frenos de accidentes disponibles. Para empezar, es importante establecer quién está a cargo de planificar la seguridad antes de iniciar el trabajo antes de que ninguna grúa llegue al lugar de trabajo. Asimismo, las grúas deben mantenerse lejos de las áreas de trabajo poco seguras; tanto la OSHA como la ANSI especifican las distancias seguras a las que los operadores se deben mantener con respecto a una fuente de poder cuando operan en un lugar de trabajo. Las áreas que se consideran peligrosas se refieren como zonas de peligro, y se debe notificar claramente a los operadores de grúas todas las posibles zonas de peligro. El área que se encuentra dentro de un radio de tres metros de una línea de poder se considera un área de trabajo no segura—o zona de peligro—y debe estar claramente demarcada en el piso con barreras, barandas, cinta, etc.  Esto ayudará a crear claves visuales para que los trabajadores se aseguren de que la grúa está siempre en posición tal que el brazo y el polipasto no puedan invadir la zona de peligro.

La OSHA también regula que los operadores de grúas aéreas tomen precauciones cuando trabajan cerca de líneas de poder—incluso fuera de los 3 metros de radio. Esto significa que los operadores deben considerar todas las líneas de poder como energizadas hasta que la compañía eléctrica les diga que no es así. Los operadores también deben mantener una velocidad segura cuando operan cerca de líneas de poder. Los brazos de las grúas o los carros montados en cabezales que utilizan un sistema de control remoto para cargar y descargar también pueden resultar muy peligrosos. Si el brazo entra en contacto con la línea de poder, el operador que sostiene la caja de control por lo general se electrocuta al instante. Jamás debe usarse este tipo de equipo cerca de líneas de poder. Un sistema de control remoto neumático o por radio que no sea conductivo es una opción mucho más segura cuando se trabaja ceca de líneas de poder.

En general, es importante que los operadores y trabajadores reciban la capacitación adecuada para evitar zonas de peligro en las que alguien pueda electrocutarse. Los operadores deben tener trabajadores observando de cerca para asistirlos cuandoquiera que sea difícil mantener el área despejada necesaria. Hay que asegurarse de que toda escalera, herramienta y sistemas sean no conductivos y solicitar a la compañía eléctrica que corte la energía y conecte líneas de poder a tierra o instale aislamiento siempre que haya personas trabajando cerca de ellas.

  • 29 CFR 1910.333(c)(3)—Selección y uso de prácticas de trabajo—Trabajando en o cerca de piezas energizadas expuestas—Líneas aéreas
  • 29 CFR 1926.550(a)(15)—Grúas y plataformas—Requisitos generales—Distribución eléctrica y líneas de transmission

 

SOBRECARGA

De acuerdo con la OSHA, el 80 por ciento de todos los inconvenientes y fallas estructurales con grúas puede atribuirse a un exceso de la capacidad operativa de la grúa. Cuando una grúa está sobrecargada, está sujeta a esfuerzos estructurales que pueden ocasionar daños irreversibles. El balanceo o caída repentina de la carga, el uso de componentes de defectuosos, el izaje de carga por encima de la capacidad, arrastrar una carga y cargar un brazo de lado pueden ocasionar sobrecarga.

La OSHA estima que ocurre un inconveniente con una grúa por cada 10,000 horas de uso de la grúa. Cerca del 80 por ciento de estos inconvenientes pueden atribuirse a error humano predecible cuando el operador excede de manera inadvertida la capacidad de levante de la grúa. La sobrecarga ocurre con mayor frecuencia cuando se permite que personal con capacitación deficiente opera las grúas. Con frecuencia, los operadores creen equivocadamente que son capaces de confiar en su instinto o experiencia para determinar si una carga es demasiado pesada. Es crucial que cualquier operador de grúa sepa el peso de una carga y la capacidad de la grúa. El uso de tecnologías tales como sistemas de medición de carga para capacitar y planificar pueden reducir enormemente el peligro de sobrecarga y la incompetencia del operador.

La OSHA requiere que los trabajadores brinden capacitación formal para todos los operadores de grúas, sin embargo, la certificación de operador se requiere solo para operadores que utilizan equipo con una capacidad nominal máxima indicada por el fabricante mayor que 907 kg. A los trabajadores que no están calificados solo se les permite operar equipo como operadores en capacitación con un entrenador certificado. La capacitación formal debe garantizar un conocimiento de trabajo de las tablas de carga de las grúas y la capacitación en el trabajo es una gran medida preventiva si el entrenado está calificado.

Por lo general, la mayor parte de los programas de seguridad para grúas describen los requisitos que debe tener el personal competente y es buena idea familiarizarse con ellos. Las grúas se tornan más sofisticadas, con la capacidad de levantar cargas más pesadas más lejos y más rápido que nunca. El operador de hoy debe estar bien capacitado y tener un claro entendimiento de la dinámica de la carga, las capacidades de levante en las diferentes configuraciones y las condiciones bajo las cuales dichas capacidades de levante son válidas.

  • 29 CFR 1910.179(g)(5)(iv)—Grúas Aéreas y Puentes Grúa—Interruptores
  • 29 CFR 1910.179(n)(4)(I)—Grúas Aéreas y Puentes Grúa—Manejo de la carga—Interruptor limitador de los polipastos
  • 29 CFR 1910.179(a)(50)—Grúas Aéreas y Puentes Grúa—Capacidad nominal
  • 29 CFR 1910.179(b)(8)—Grúas Aéreas y Puentes Grúa—Personal designado
  • 29 CFR 1910.179(a)(35)—Grúas Aéreas y Puentes Grúa—Trabajador designado
  • 29 CFR 1926.550(g)(3)(ii)(C)—Grúas y Plataformas—Instrumentos y components
  • 29 CFR 1926.21(b)—Capacitación y Educación en Seguridad

 

CAÍDA DE LOS MATERIALES

La caída de los materiales es una gran preocupación en cualquier lugar o área de trabajo que utiliza grúas aéreas. La discapacidad visual, el doble bloqueo, el deslizamiento, la falla mecánica o la incompetencia del operador pueden resultar todas ellas en lesiones serias o la muerte. Si los materiales no se encuentran adecuadamente asegurados, por ejemplo, la carga puede deslizarse y caer sobre trabajadores en el área cercana u ocasionar un daño importante a la propiedad. Para grúas más grandes o móviles, el movimiento no deseado del material puede morder o aplastar a los trabajadores que participan en el proceso de montaje de la carga.

Las estadísticas muestran que cerca de 20 personas murieron el 2012 como resultado de accidentes con polipastos aéreos. Esto es porque las cargas elevadas por polipastos aéreos tienden a ser bastante pesadas y a ocasionar daño severo el caer. Las eslingas y aditamentos que no se aseguran adecuadamente pueden constituir un peligro de seguridad importante y cuando los objetos empiezan a deslizarse, eventualmente se estrellarán contra el piso debajo de ellos.

Una manera de reducir el riesgo de caída de materiales es realizando un mantenimiento regular de los polipastos. El mantenimiento de prueba de la carga asegura que usted sepa cuántos kilos puede manejar un polipasto y ayuda a mantenerlo en una buena condición de funcionamiento. El mantenimiento debe tratarse siempre con seriedad cuando se trata de maquinaria pesada. Si una pieza móvil en una grúa aérea desgasta o rompe el polipasto, puede ocasionar daño severo. Realizar un mantenimiento regular garantiza que el polipasto y la grúa aérea permanezcan en buenas condiciones de funcionamiento y que todas las operaciones funcionen suavemente.

Además del mantenimiento, no asegurar adecuadamente la carga o las eslingas que sujetan la carga es una de las causas principales de accidentes con polipastos y grúas aéreas. Si la carga o las eslingas que sujetan la carga no están bien aseguradas, los objetos pueden deslizarse, tocar el piso y eventualmente estrellarse contra él. Una falla mecánica también puede ocasionar que la maquinaria deje de funcionar de manera inesperada y deje caer una carga pesada. Para reducir el riesgo, la OSHA manda que los operadores realicen inspecciones diarias de las grúas. Cuando se presentan problemas mecánicos, los operadores deben hacer uso del procedimiento de bloqueo y etiquetado para evitar el arranque o movimiento accidental de la grúa hasta que el problema se haya reparado.

Los trabajadores alrededor de las grúas aéreas siempre deben usar protección adecuada para la cabeza, los pies, las manos y los ojos. El operador de la grúa y cualquier trabajador debajo suyo deben estar cocientes de su entorno y nunca caminar debajo de una carga. Un operador de grúa siempre debe bajar la carga al suelo antes de abandonar el izaje o durante los tiempos de inactividad. Cuando esté moviendo elementos, debe subir la carga más alto de lo requerido para dejar el espacio libre.

Cuando operan un polipasto, los trabajadores adecuadamente capacitados en las áreas aledañas deben entender que están trabajando en un área peligrosa. La instalación de letreros que digan “Peligro Polipasto” alrededor del área de trabajo ayudará a alertar a los trabajadores que un polipasto está operando sobre sus cabezas. Los trabajadores deben estar capacitados para permanecer en lugares libres de polipastos y nunca deben caminar debajo de cargas suspendidas en el aire. Asimismo, nunca se debe mover cargas suspendidas sobre los trabajadores y nunca se debe elevar o transportar personal en un polipasto.

La operación cuidadosa del polipasto es otro factor importante de seguridad que se debe considerar siempre que se utilice grúas aéreas. La persona responsable del manejo del polipasto debe estar bien capacitada y calificada. Mover la grúa demasiado rápido y tirar bruscamente del polipasto cuando está sosteniendo con una carga pesada puede resultar peligroso para el operador de la grúa y los trabajadores que estén cerca. El cambio o reversión de dirección debe hacerse lentamente y con cuidado. Revertir la dirección puede ocasionar que las cargas pesadas se derramen y balancear la carga es muy riesgoso. Los operadores y controladores deben mantenerse 100 por ciento concentrados en la tarea a la que están abocados para evitar posibles situaciones peligrosas.